Y Trump llegó a la Casa Blanca… y a los mercados financieros

Sin duda el resultado de las elecciones norteamericanas ha influido en los mercados financieros con las lógicas sacudidas iniciales tanto al alza como a la baja. No obstante, las aguas volverán a su cauce, al igual que sucedió tras el resultado británico y el “brexit”. Ante la incertidumbre, los principales bancos céntrales optan por plantear medidas para defender sus monedas. Al margen de lo político, China ve aceleración n los precios, pero dentro del objetivo del 3%. Y en un momento en el que busca abrir su mercado bursátil al mundo…

Los mercados del mundo reaccionan en un primer estadio, ante el resultado electoral en Estados Unidos: Así, el mensaje tan estricto por parte del ya actual presidente no ha sentado bien a los mercados que abren y cierran con caídas significativas, aunque la posterior corrección debería producirse. En Asia la sacudida llevó a caídas generalizadas. El dólar cediendo posiciones frente a sus principales rivales. La rentabilidad del bono estadounidense a dos años cae, mientras que el oro sube un 4% y el petróleo baja un 1%.

Los principales bancos centrales se preparan ante las posibilidades de caídas de sus monedas: La tormenta en las divisas ha movilizado a algunas de las autoridades monetarias afectadas. El Banco Central mexicano ha anunciado una reunión de emergencia para frenar la sangría del peso. Por su parte, en Japón, el Ministerio de Finanzas, el Banco de Japón (BoJ) y la Agencia de Servicios Financieros (FSA) estudiarán una respuesta inmediata para dar mayor estabilidad al mercado.

En China, el IPC se acelera hasta el 2,1% interanual, dos décimas más que en septiembre. La inflación del gigante asiático continúa así el repunte que inició en septiembre cuando se aceleró al 1,9% con respecto al alza del 1,3% interanual de agosto, aunque el aumento de precios se mantiene dentro del objetivo de Pekín del 3%.

Asimismo, la Bolsa china busca expandirse al mundo. Un mercado que se encuentra compuesto en torno al 80% por pequeños inversores nacionales, lo que provoca que sea inmaduro, emocional y extremadamente volátil. En busca de la estabilidad en la Bolsa, el Gobierno busca fomentar la inversión institucional, tanto nacional como internacional frente a su actual naturaleza más medio placista y menos emocional. Las expectativas son optimistas. China es la segunda economía mundial con un 13% del PIB del planeta y con una Bolsa por capitalización bursátil con un 16% del total del globo.

Sin comentarios | Leído 57 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *