Sin excesivas sorpresas a la espera de Trump | José Ramón Sánchez

Sin excesivas sorpresas a la espera de Trump

La Reserva Federal se mantiene prudente a la espera de movimientos por parte de la Administración Trump y no mueve ficha: mantiene tipos a pesar de la perspectiva de un dólar fuerte que amenaza la estabilidad de la deuda en los emergentes. Estabilidad que también plantea ciertos problemas en Europa donde los bonos cierran su peor arranque de año desde 1998.

La FED mantiene tipos y el mercado lo esperaba. La máxima autoridad monetaria estadounidense no se mueve a la espera de obtener más datos sobre el rendimiento de la economía, pero también de la política fiscal que implementará Donald Trump en el país. El rango actual se encuentra entre el 0,50% y el 0,75%. Por el momento, el dato avanzado de actividad del producto interior bruto (PIB) del último trimestre del año apuntó a una leve ralentización económica, con un ritmo de crecimiento anual estimado del 1,9%, su menor nivel de crecimiento desde 2011. La tasa de desempleo se encuentra en el 4,7%, niveles que considerado próximo al pleno empleo; el mercado laboral generó 246.000 nuevos puestos de trabajo. Y el indicador interanual del índice de precios en diciembre se situó en un 1,6%. Con todo, la Reserva Federal mantuvo las previsiones de un ajuste “gradual” de los tipos de interés a lo largo de 2017, para el que sus miembros pronostican al menos tres rondas de ajuste monetario después de la subida del pasado mes hasta situar la tasa de referencia en un rango objetivo entre el 1,25% y el 1,5% a finales del presente año. La clave ahora reside en conocer el ritmo con el que la FED normalizará su política monetaria en 2017, puesto que la política de estímulos proclamada por el nuevo presidente de Estados Unidos podría acelerar el proceso.

La estabilidad que también se traduce en un mercado de deuda europea con problemas no vistos desde 1998 .Y es que los bonos cierran su peor arranque en 19 años. Las especulaciones sobre la retirada de estímulos del BCE, las acciones de Trump y la inestabilidad política golpean la cotización de la deuda. Los inversores huyen de los bonos soberanos: pierden un 5% de su valor de media desde comienzos de 2017. La autoridad central monetaria europea, el BCE debería prolongar sus estímulos mirando al crecimiento y a la deuda y no tanto a la inflación.

Sin comentarios | Leído 27 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Enviar Comentario

*