Macroeconomía y microeconomía

La microeconomía coge el relevo esta vez en Estados Unidos: ¿se avecina una oleada de problemas en el sector empresarial? Pero la macro contrarresta: el desempleo sigue cerca de su tasa natural. ¿Contradicción? Quizás recuperación, lenta, pero siguiendo su curso…Y en Europa, los tipos bajos llevan a que el BCE trate de compensarlos con compras de activos…

Los problemas de las empresas estadounidenses parece atisbar problemas microeconómicos en contraposición con la macroeconomía, donde el principal problema, el desempleo, ya es algo mejorable…

1) Las empresas que han emitido deuda están ahora mucho más apalancadas que en el pasado. Eso significa la necesidad de un reembolso de fondos basados sobre la confianza y el hecho de que las empresas sigan el ciclo económico que se supone de recuperación. Y es que, a mayor importe de deuda sobre activo, menor capacidad tendrán los liquidadores de una empresa para cubrir con estos los pasivos contraídos. El pasado es un lastre y arrastra parte del problema; parte de la avalancha de defaults (dudas) que se avecinan tienen en realidad su origen en la crisis de crédito desatada a finales de la década pasada.

2) En lo macroeconómico, la tasa de desempleo cayó de forma espectacular en abril para alcanzar su nivel más bajo desde septiembre de 2008. El índice bajó cuatro décimas al 6,3% en abril, un mes en el que la economía tuvo una ganancia neta de 288 mil puestos de trabajo y las remuneraciones horarias promedio se mantuvieron sin cambios, mientras la semana laboral promedio aumentó a 34.5 horas. La economía creció escasamente de enero a marzo, consiguiendo con dificultad una tasa de crecimiento anual de apenas 0,1%, debajo de una tasa de 2,6% en los últimos tres meses de 2013. Los estadounidenses gastaron más el trimestre pasado en servicios y atención médica, pero su gasto en bienes subió muy poco. Además, los negocios redujeron gastos y cayeron las exportaciones. No obstante, otras cifras indican que la economía ya estaba repuntando en marzo y probablemente mejoró más en abril.

Mientras en Europa, el BCE trata de compensar su política monetaria de tipos bajos con la compra de activos. Así, la compra de deuda pública y privada compensa los efectos que tienen en la rentabilidad de los bancos los tipos de interés negativos. Sí, el BCE reconoce que los tipos de interés negativos pueden reducir la rentabilidad de los bancos, pero en que no se debe perder de vista otros efectos compensatorios beneficiosos asociados con los programas de compras de deuda y los instrumentos de política monetaria expansiva. Hasta abril el BCE ha adquirido deuda pública por valor de 652.022 millones de euros.

Sin comentarios | Leído 34 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *