Los riesgos de 2017 | José Ramón Sánchez

Los riesgos de 2017

La situación previsible de riesgos amenaza a las principales economías con tipos al alza por la inflación, depreciaciones diversas y problemas en el mercado de bonos. Problemas a los que ha de hacer frente la OPEP ante la amenaza del fracking… texana. En un entorno de déficits (Estados Unidos y China) y crecimientos (Europa y Japón), mixtos.

Los posibles riesgos de 2017, según las estimaciones apuntan a diversos frentes. Dejando aparte la situación política, una primera amenaza viene de China y la posibilidad de una desaceleración o incluso un aterrizaje brusco de su economía. En otro orden de cosas, no se descarta un incremento generalizado de la inflación. Nunca en la historia ha habido tanto Banco Central imprimiendo tanta cantidad de dinero con el subsiguiente incremento de precios, en la que se ven implicados los balances de los Bancos Centrales, con desequilibrios basados sobre una huida hacia adelante con crisis, bien crediticias o del mercado de bonos.

El mercado de crudo, de nuevo inmerso en una marejada: 1) De un lado, la industria del fracking es ahora más flexible y resistente que en 2015 y Estados Unidos ya está bombeando por encima de los 9 millones de barriles al día. Ahora es la OPEP la que busca soluciones, desesperada por hacer subir los precios a base de recortes de la producción, liderados por Arabia Saudí. 2) Las nuevas estimaciones y cifras de producción de la cuenca Pérmica en el corazón de Texas la sitúan en condiciones de convertirse en el primer megayacimiento de petróleo, superando al campo de Ghawar de Arabia Saudí.

Todo esto en un entorno den el que se combinan dos factores: 1) Déficits comerciales. Por un lado, el déficit comercial de Estados Unidos creció en enero pasado un 9,6% y se situó en 48.500 millones de dólares, con lo que alcanzó su mayor nivel desde 2012. De otro, por primera vez desde hace tres años, las importaciones de China superaron en febrero a sus exportaciones, con una subida interanual del 44,7%, frente al 4,2% de las segundas. 2) Crecimientos en economías relevantes. Europa, en primer lugar. El PIB de la eurozona creció un 0,4% en el cuarto trimestre y el de la Unión Europea un 0,5%. A título comparativo, el PIB de Estados Unidos aumentó un 0,5% entre octubre y diciembre el pasado año. En segundo término, Japón, que revisa al alza la subida de su PIB hasta el 1,2% durante el último trimestre de 2016, siendo el cuarto incremento trimestral consecutivo, su mejor racha en más de tres años gracias sobre todo a las exportaciones y pese a la debilidad del consumo doméstico.

Sin comentarios | Leído 66 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Enviar Comentario

*