La economía británica | José Ramón Sánchez

La economía británica

Hoy le toca el turno a la economía británica con luces y sombras: por un lado, los precios subieron a un nivel no visto en cuatro años, mientras el déficit baja a mínimos de ocho años. Por su parte, Japón se desinfla: revisa a la baja su crecimiento del primer trimestre del año en 1,2 puntos… y ahora la OPEP anuncia que prevé un aumento de la demanda para la segunda mitad del presente año… ¿Para subir precios?

En Reino Unido, una de cal y otra de arena: 1) En primer término, la inflación interanual subió en mayo hasta el 2,9 %, su nivel más alto en casi cuatro años, frente al 2,7 % registrado en abril. Entre los factores que contribuyeron a ese incremento figuran los costes de los bienes y servicios recreativos y culturales, en particular de los juegos, juguetes y actividades lúdicas. y 2) Sin embargo, el déficit de retrocedió a mínimos desde 2008 en el último ejercicio fiscal. Excluyendo la deuda de la banca pública, se redujo entre abril de 2016 y marzo de 2017, hasta los 48.700 millones de libras esterlinas (56.159 millones de euros). Esta cifra equivale al 2,5% del PIB.

En cuanto a Japón, el Gobierno revisa a la baja el crecimiento del producto interior bruto del país entre enero y marzo hasta el 1 % interanual, 1,2 puntos porcentuales menos con respecto a la cifra preliminar publicada en mayo. En comparación con el trimestre precedente, la tercera economía del mundo se expandió un 0,3 %, dos décimas por debajo del 0,5 % estimado inicialmente, aunque mantiene su quinta expansión seguida en términos intertrimestrales, su mejor racha en una década. El retroceso está principalmente motivado por la revisión cuatro décimas a la baja de la inversión inmobiliaria, que finalmente aumentó un 0,3 % frente al 0,7 % previamente estimado.

La OPEP prevé un aumento de la demanda de petróleo del 2,1 % en la segunda mitad de 2017. El grupo incrementó en 336.000 barriles diarios su producción en mayo hasta los 32,14 millones de media. Espera un incremento de la demanda de crudo del 2,1 % en el segundo semestre, hasta alcanzar los 97,4 millones a escala global. En concreto, esto implicaría un aumento de 2 millones de barriles diarios entre la primera mitad del año y la segunda. El aumento conjunto se produce a pesar del acuerdo del pasado mes de mayo para prorrogar el recorte de la producción que pactaron en septiembre y ratificaron en noviembre.

Sin comentarios | Leído 38 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Enviar Comentario

*