Europa sigue inmersa en la desconfianza

Seguimos con la incertidumbre en los mercados europeos, uno de sus principales reflejos es la renta fija: el Bono alemán, principal referencia europea, está en máximos de nueve meses y como causa principal volvemos a Grecia y el cada vez más imposible el que pueda afrontar todos sus pagos en los plazos previstos a pesar del alargamiento de plazos en algunos de ellos. ¿Quita, salida del euro, solución política negociada? De lo que no hay duda es que el riesgo aún persiste en la región. Por su parte, en Japón, el BoJ advierte que el probable suelo en la depreciación del yen podría afectar a su economía recién salida de la recesión.

Europa sigue inmersa en la desconfianza. El interés del bono alemán a diez años (Bund) sube al 1%, en máximos desde septiembre de 2014. ¿Se trata de las mismas causas? Es evidente que Grecia se lleva la mayor parte del problema. La posibilidad de impago cobra fuerza por momentos. Consideremos, además, que Atenas debe en su conjunto 220.000 millones a la máxima institución monetaria europea, algo imposible de amortizar… ¿Habrá una nueva quita? A este respecto no hay consenso… Pero no todo es tan negativo, el PIB de la eurozona avanzó un 0,4% en el primer trimestre al igual que el del conjunto de la Unión Europea (UE).

Y en Japón ciertas señales negativas sobre su economía. El Gobernador del Banco de Japón (BoJ) ha manifestado que ve poco probable que el yen siga cayendo en relación al dólar tras la fuerte depreciación registrada desde mayo. Esto repercute sobre uno de los motores de su economía, las exportaciones, lo cual podría ralentizar la buena marcha del PIB nipón que creció el 1,0% en el primer trimestre respecto al trimestre anterior.

Por último, la demanda global de petróleo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) será inferior a lo que se esperaba el próximo año debido a un menor consumo y por el auge en la producción de crudo no convencional en Estados Unidos, apuntando a un creciente superávit de suministros en el 2015. Con todo, la OPEP ha acordado mantener su política de producción por otros 6 meses, pese a las advertencias de un posible segundo golpe a los precios del crudo cuando algunos países miembros como Irán se preparan a aumentar sus exportaciones y ante el rebote de los precios del crudo en más de un tercio, tras caer en enero 2015 a un mínimo de los últimos seis años de 45 dólares por barril en media, para ambas referencias.

Sin comentarios | Leído 22 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

*