El referéndum inglés del 24 de junio | José Ramón Sánchez

El referéndum inglés del 24 de junio

La posible salida de Inglaterra de la Unión Europea (el conocido como “Brexit”), en el referéndum del próximo jueves 24 de junio, parece cada vez más cercana y los mercados se preparan ante una realidad que va tomando forma: el Banco Central Europeo y el Banco de Inglaterra se preparan para tomar medidas coordinadas y los valores refugio, principalmente oro y yen en máximos de dos años… sin contar los efectos negativos sobre la economía británica por encima del 5% en tres años… mientras que en Europa se exige un reforzamiento de las medidas para controlar el déficit…

Los dos bancos centrales (BCE y BoE) preparan una acción coordinada ante el ‘Brexit’. El mercado se cubre con bonos británicos mientras vende periféricos. Tanto Bruselas como el Banco de Inglaterra habrían acordado rescatar al mercado de divisas dando contrapartida. Para salvar a la libra será necesario, tan solo, una llamada que, se producirá el día 24 entre ambas instituciones cuando se conozca el resultado de la votación.

Mientras, la Reserva Federal decidió evitar sorpresas y dejó sin cambios los tipos de interés de referencia, entre el 0,25% y el 0,50%, ante la incertidumbre por el referéndum del Brexit y los datos «mixtos» sobre la economía. El ritmo de la mejora en el mercado laboral parece haberse ralentizado y el de la actividad de la economía parece haberse elevado.

Y valores refugios como oro y yen llegan a máximos de dos años ante la cercanía del Brexit. Así, el precio del oro ha alcanzado los 1.313,6 dólares por onza (28,35 gramos lo cual supone una revalorización del 23,84% en lo que va de 2016). Por su parte, la divisa nipona se apreciaba un 2,2%, al intercambiarse un billete verde por 103,58 yenes, su nivel más alto también desde agosto de 2014, lo que supone una revalorización del 14,87% desde sus mínimos anuales registrados a finales de enero. Y la rentabilidad ofrecida en los mercados secundarios por el bono alemán con vencimiento a diez años cayó el pasado martes hasta el terreno negativo por primera vez en la historia y actualmente continúa ofreciendo un interés negativo.

Así las cosas, el Fondo Monetario Internacional (FMI) no se anda con rodeos en su informe sobre la zona euro: desde la primera frase subraya los enormes riesgos que acechan al bloque del euro, critica sin ambages la política económica, alerta del mal estado de la banca y deja un rejón final dedicado a España y Portugal: Para recuperar la confianza y la disciplina fiscal, es necesaria una aplicación más estricta de las reglas fiscales para los países que han violado el Pacto de Estabilidad. En conclusión, el estancamiento económico, la baja inflación, los altos niveles de deuda pública y privada y las persistentes y elevadísimas cifras de paro son la versión europea de la crisis financiera que arrancó en 2008 y que dista mucho de cerrarse…

 

Sin comentarios | Leído 64 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Enviar Comentario

*