El petróleo y la eficiencia energética | José Ramón Sánchez

El petróleo y la eficiencia energética

El crudo sigue en horas bajas. Al fracking hay que unirle otros factores como la alternativa energética al transporte con los vehículos eléctricos cada vez más en boga. Mientras en Estados Unidos, el techo de deuda llega a niveles récord: supera por primera vez el listón de los 20 billones de dólares. En Europa, la financiación conjunta va por buen camino: el denominado “Plan Junker” se amplía hasta 2020, cuando en el Reino Unido el desempleo es optimista: cae a mínimos de 42 años.

El petróleo cada vez más en problemas. La técnica del fracking y los problemas internos de la OPEP no son los elementos que podrían influir negativamente en el mercado del crudo. La revolución energética del transporte, amenaza con reforzar el debilitamiento de los precios. La eficiencia energética es un factor determinante que puede obstaculizar un repunte adecuado del mercado. Esto se une a la obsesión de muchas empresas y consumidores en Occidente por la eficiencia en el consumo, que lleva a las firmas que producir coches más eficientes y a los individuos a utilizar nuevas fórmulas y medios, no solo a través del transporte público, sino también a través de plataformas de transporte compartido.

Por su parte, la deuda de Estados Unidos sobrepasa los 20 billones de dólares por primera vez. Una marca psicológica importante que seguirá engordando si tenemos en cuenta el impacto que los paquetes de ayuda por el impacto de Harvey e Irma tendrán en el déficit. La promoción de Trump y su reforma fiscal llega en un momento en que los ingresos medios de los estadounidenses subieron en 2016 hasta superar por primera vez los niveles de 2007. En Europa, la Unión Europea llega a un acuerdo para ampliar el “Plan Juncker” hasta 2020. Se trata de extender el plan de inversiones del bloque comunitario, conocido como ‘plan Juncker’, hasta 2020 y elevar la financiación que se pretende activar hasta los 500.000 millones de euros.

Mientras, el desempleo en Reino Unido cae hasta el 4,3 %, su nivel más bajo desde hace 42 años, entre los meses de mayo y julio, seis décimas menos que en el mismo periodo de un año antes. De esta forma, el número desempleados -que incluye los beneficiarios de un subsidio por paro y los que no- alcanzó un total de 1,46 millones de personas entre mayo y julio de 2017, lo que implica un descenso de hasta 75.000 parados respecto al trimestre inmediatamente anterior y de 175.000 frente al dato interanual.

Sin comentarios | Leído 31 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Enviar Comentario

*