El mercado de deuda

La deuda internacional, reflejo de la incertidumbre en los mercados, sigue inmersa en una espiral problemática. Persiste el problema griego que ha decidido retrasar pagos, Estados Unidos pudiera no alcanzar objetivos de inflación. ¿Habrá retraso en la esperada subida de tipos? Y en Europa, Gran Bretaña y su referéndum sobre su permanencia o no en la Unión Europea (el así denominado “Brexit”).

El mercado de deuda sigue tambaleándose conforme a los últimos datos y acontecimientos conocidos. De un lado, los indicadores adelantados no acaban de reflejar el optimismo que tenía el mercado con la economía de Estados Unidos Esta debilidad se tradujo el jueves en la segunda rebaja de las expectativas de crecimiento para el país en seis décimas su previsión de crecimiento para este año, del 3,1 al 2,5%. Por otra parte, en Europa, sin embargo, los bonos habían reducido una parte de las pérdidas que llegaron a sufrir en la apertura después de la publicación del PMI minorista de la eurozona, que volvió en mayo a niveles de expansión con la mayor subida de la serie histórica que empieza en 2012. Por todo ello, siguen voces apoyando más estímulos monetarios que sujeten los mercados de deuda, reflejo de una vuelta a la confianza y solvencia de las economías.

En otro orden de cosas, los sucesos siguen manteniendo en vilo a los mercados: mientras que en Estados Unidos las previsiones de crecimiento e IPC se relajan, dejando la puerta abierta a subidas de tipos para más adelante; en Europa, el problema griego parece no tener fin. El gobierno griego de Syriza ha informado al Fondo Monetario Internacional (FMI) de que no le pagará el vencimiento de 300 millones que debía abonar este viernes y de que en su lugar agrupará todos los pagos de junio, que ascienden a 1.600 millones de euros y los devolverá conjuntamente el día 30.

Y el referéndum británico en 2017 sobre la continuidad de Reino Unido en la Unión Europea y su posible salida de la zona (conocido como “Brexit”) mantiene la preocupación. Incluso la propia Alemania desea evitar tal alternativa. En esta tesitura, el Banco de Inglaterra ha decidido no mover los tipos de interés en el 0,50 y su programa de estímulos, un plan de compra de activos, que asciende a 375.000 millones de libras (509.398 millones de euros).

Sin comentarios | Leído 36 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *