El crudo se almacena en el mar | José Ramón Sánchez

El crudo se almacena en el mar

El crudo, nuevo foco de incertidumbre y problemas: las principales referencias (Brent y West Texas) caen a mínimos de siete meses, con un grave desequilibrio entre oferta y demanda. Mientras Estados Unidos trata de ultimar su reforma fiscal, la Unión Europea plantea su techo de gasto hasta 2020.

Otra vez el crudo vuelve a convulsionar los mercados: el tipo Brent ya ve muy lejos la resistencia psicológica de los 50 dólares por barril. Ha caído a un nivel que no tocaba desde el día previo a la reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de noviembre de 2016 en la que se acordaba reducir el exceso de oferta global de “oro negro”. Por su parte, el petróleo West Texas, de referencia para Estados Unidos, pierde en la actual jornada en torno a un 2,55 % y se sitúa en los 43,30 dólares. La propia producción de los países pertenecientes al cártel aumentó en 290.000 barriles diarios en mayo, su mayor nivel en lo que va de año. Por su parte, otro indicativo del problema en el mercado es el hecho de que los operadores de petróleo están almacenando cada vez más crudo en el mar ante el constante crecimiento de la oferta en la región del Atlántico. La cantidad de petróleo almacenada en buques cisterna alcanzó 111,9 millones de barriles este mes, una cifra récord para 2017.

En la vertiente fiscal, destacamos dos ahechos relevantes: 1) Por un lado, el Gobierno de Estados Unidos espera completar su reforma fiscal antes de que finalice 2017. El plan incluye una propuesta para reducir del 35 % al 15 % el impuesto de las ganancias corporativas y un impuesto único a la repatriación de beneficios de las grandes empresas en el extranjero. La Administración Trump confía en que antes de que termine el año quede completada la masiva reforma fiscal a la que se ha comprometido la Casa Blanca. 2) La Unión Europea (UE) aprueba el nuevo techo de gasto hasta 2020 después de que Reino Unido haya levantado el bloqueo a la aprobación que mantenía por las restricciones de su ley electoral. Los cambios, que entrarán en vigor en veinte días, establecen que se destinarán 6.000 millones de euros adicionales entre 2017 y 2020 para las principales prioridades de la UE. Por último, se da más margen para reutilizar en los años 2019 y 2020 los fondos que no se hayan usado en ejercicios anteriores, lo que según el consejo reducirá el riesgo de que se acumulen excesivas facturas sin pagar.

Sin comentarios | Leído 35 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Enviar Comentario

*