Datos, datos y más datos

Algunos moderadamente positivos (la producción industrial francesa crece tímidamente), otros no tanto (Grecia cumple treinta y dos meses de deflación) y otros estancados (el paro de la OCDE se mantuvo inamovible en septiembre), todo ello en un entorno de crudo barato (aunque podría remontar), un euro bajista y el euribor cayendo ante un parón estimado del comercio mundial para 2016…

Los datos son mixtos en Europa:

1) De un lado, en Grecia la persistente deflación amenaza la salida del bache económico. El Índice de Precios de Consumo heleno registró en el mes de octubre un retroceso interanual del 0,9% frente a la caída del 1,7% observada el mes anterior, lo que extiende a treinta y dos meses consecutivos la caída de los precios representada mayoritariamente.

2) Mientras, en Francia, la producción industrial crece un 0,1% debido al tirón de las actividades de refino y de tratamiento del carbón, la producción de equipamientos eléctricos, electrónicos, informáticos y máquinas así como las industrias extractivas, de energía y de agua.

3) En el plano monetario, la presión bajista sobre el euro no afloja. La moneda europea ha bajado de los 1,07 dólares, su nivel mínimo desde mediados de abril, y ya acumula un descenso del 3% en una semana ante la expectativa de que la divergencia entre la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) y la de la Reserva Federal siga ampliándose en las próximas semanas. Y ello también influyendo en el Euribor, que ahora ya está por debajo del 0,1%, rozando el 0,096%.

En el ámbito internacional:

1) El paro de la OCDE se mantuvo estable en septiembre en el 6,7%, sin cambios con respecto al mes anterior, con Grecia (25% en julio) y España (21,6%) como los países con mayores cifras de desempleo.

2) Con un petróleo débil del que no se descarta repuntes significativos para el próximo año en la zona de los 80 dólares/barril. Así las cosas, el precio del barril, ahora en torno a los 50 dólares, podría subir en los próximos años a medida que el mercado se reequilibra, con un aumento de la demanda y un descenso del suministro. Si esto es así, el precio del crudo podría alcanzar los 80 dólares en 2020, cuando se llegaría a un pico de demanda, tras lo cual esta continuaría subiendo, pero de forma más moderada, debido a precios también al alza, hasta el equivalente de unos 103,5 millones de barriles diarios en 2040.

Sin comentarios | Leído 46 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *