¿Datos alentadores en Europa?

La tasa de desempleo en la zona euro descendió una décima en junio hasta el 11,5%, su nivel más bajo desde septiembre de 2012, sin embargo la tasa de inflación interanual de la zona euro se situó en julio en el 0,4%, frente al 0,5% del mes de junio. A todo esto, el euríbor da una alegría en julio y las hipotecas volverán a bajar…y Argentina continúa con sus problemas de default.

En Europa ciertas noticias alentadoras:

1) La tasa de desempleo en la zona euro descendió una décima en junio hasta el 11,5%, su nivel más bajo desde septiembre de 2012. España también registró un descenso del desempleo, hasta el 24,5% de la población activa, aunque se mantiene como segundo país con más paro de la Unión Europea, solo por detrás de Grecia. En el conjunto de la UE, la tasa de desempleo se situó en el 10,2%, una décima menos que el 10,3% de mayo registrado los dos meses anteriores, y siete décimas por debajo de la lectura del mismo mes del año anterior.

2) Por otro lado, la tasa de inflación interanual de la zona euro se situó en julio en el 0,4%, frente al 0,5% del mes de junio, la menor alza de los precios en la región desde octubre de 2009. La tasa de inflación subyacente de la zona euro se situó en julio en el 0,8%, en línea con el nivel registrado el mes anterior.

3) Así las cosas, el euríbor da una alegría en julio y las hipotecas volverán a bajar cerrando julio en el 0,487 %, con una media del euríbor en el mes del 0,487 %, por debajo del 0,525 % de un año antes, lo cual permitirá que la hipoteca “tipo” de unos 150.000 euros a pagar en 25 años, se rebaje casi 30 euros al año o el caso, por ejemplo, de un préstamo algo superior, de unos 200.000 euros, también con un plazo de amortización a 25 años, la rebaja anual se acercaría a los 40 euros.

Mientras, en Argentina, las probabilidades de impago por parte del país aumentan, en la medida en que ha expirado el plazo para afrontar las obligaciones La falta de acuerdo para el pago de 539 millones de dólares ha provocado que Standard & Poor’s haya situado al país en suspensión de pagos, calificándolo como el país más arriesgado del mundo en el que invertir en deuda pública, por encima de países como Venezuela, Ucrania o Pakistán. Actualmente, la administración argentina tiene que pagar 539 millones de dólares a los antiguos acreedores que aceptaron la reestructuración. La situación es crítica y se perfilan varias alternativas:

1) Negociar con bancos argentinos la compra de bonos y tendrían que admitir una quita total o parcial en esa deuda.

2) Que el Gobierno se ofrezca a pagar las cantidades adeudadas a los bonistas reestructurados al banco New York Mellon (el encargado de hacer las transacciones), pero que este se niegue a efectuar los pagos.

3) Otro escenario pasaría por acudir de nuevo a la justicia estadounidense y volver a litigar respecto al aspecto concreto de la obligación de pagar antes a unos acreedores respecto a otros.

4) Una última posible solución relacionada con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que intervendría en el sentido de otorgar una ayuda financiera a Argentina con la que poder afrontar todos sus pagos.

Sin comentarios | Leído 50 veces
Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *